Noticias/Novedades

CFK (Sitio Oficial)

21 de Junio de 2017

Unidad Ciudadana para frenar el ajuste.

No hay que bajar los brazos, no hay que ponerse tristes, no hay que llorar; al contrario, esto debe darnos la fuerza a todos y a todas para saber que tenemos que construir algo mejor de lo que tuvimos hasta ahora.

Muchas gracias. Hoy mi voz no está tan buena pero no importa porque hoy lo importante no es mi voz, hoy lo importante es escuchar las voces de todos y de todas. Lo importante es escucharse el uno con el otro y estar juntos por nuestro país, por la Argentina.

Quiero decirles que les había pedido que cada uno viniera con su bandera porque de esta manera podemos vernos, podemos escucharnos, podemos mirarnos a los ojos. Tanta falta nos hace a los argentinos escucharnos y mirarnos y sentir lo que le está pasando al otro.

Sé lo que está pasando y ustedes también lo saben. No vengo a contarles nada que no sepan, porque hoy no hay ningún argentino que no conozca a algún amigo, pariente, vecino, conocido, o él mismo que no haya tenido o no tenga problemas de trabajo. Nuevamente ha caído sobre nuestro país ese fantasma del desempleo, de la flexibilización laboral, de los bajos salarios, que durante tantos años habíamos sufrido. Pero ahora, además, precios por las nubes, tarifas de servicios impagables. Y bueno, ayer nos desayunamos con la última: además de la deuda de casi 100.000 millones de dólares que han contraído en este apenas año y medio, nos quieren dar 100 años más de deuda, ¡100 años más de deuda!

Gastemos las energías no en insultos, no en agravios: pongamos energía en organizar y movilizar a los ciudadanos y las ciudadanas. El insulto y el agravio déjenselo a ellos, nosotros organicemos a nuestros compatriotas, a nuestras mujeres, a nuestros jóvenes, a nuestros mayores. Tenemos que organizarnos porque además de los precios, de las tarifas, del desempleo, de la deuda, recién a la entrada, jubilados de centros de jubilados con sus remedios y tratamientos que ya no están… No voy a contarles nada que ustedes no sepan, pero entonces creo que lo importante es canalizar esta fuerza, esta decisión ciudadana, en organizar a la sociedad.

Por eso convoco y los convoco a la unidad ciudadana, a la unidad de todos los argentinos y de todas las argentinas. Porque estoy convencida de que esta etapa histórica de agresión neoliberal a todos los estamentos de la sociedad no es una cuestión de partidos políticos. Se los digo sinceramente, y se los vengo diciendo hace tiempo, me lo han escuchado desde el año pasado; lo veo y lo siento.

Seguramente ustedes en su barrio, en su colegio, en su trabajo tienen hombres y mujeres que son por ahí de otra idea política, pero yo me pregunto: cuando van al supermercado ¿a alguno le cobran más barato porque es de un partido o de otro? Yo les pregunto: cuando les llegan las facturas delirantes de luz, de agua, de gas, ¿vienen con un escudito de la UCR, del PJ o del PC? No, vienen con un escudito de Edenor, de Edesur y de todos esos que ya sabemos quiénes son. Los telegramas de despidos o las suspensiones en las fábricas no son “voy a suspender o despedir a los de un partido y no a los del otro”. Los despidos vienen con nombres y apellidos de hombres y mujeres de carne y hueso.

Verónica es del Frigorífico Pilar de Avellaneda, que en 2012 exportaba y atendía el mercado interno, tenía 50 trabajadores. Hoy quedó en 17 trabajadores, ya no exporta y la caída del mercado interno, bueno, lo que le está pasando a tantos. Karina de Micro-envases, haciendo el aguante para no despedir gente, para seguir resistiendo y aguantando.

Alejandro de Ezeiza que tuvo que cerrar su panadería. Tenía una panadería moderna pero tuvo que vender las máquinas para pagarle a los empleados y ahora produce pero muy artesanalmente. Y después hablan de dar competitividad, ¿cómo vas a darle competitividad si tuviste que vender las maquinas porque no te daba el mercado interno? Bárbara, trabajadora del calzado, una pyme.

Adrián, de una cooperativa, una fábrica recuperada, la ex Raimat, los está matando el tarifazo, y como hacen tapitas y envases también les afecta la apertura de importaciones. Ellos pagaban entre $16.000 y $18.000 de luz y ahora les viene $70.000. Pagaban $12.000 de agua y ahora les viene más de $45.000. Competencia desleal porque le abren la importación, falta de financiamiento y tarifazos.

Pablo y Graciela, mírenlos bien. La lechuga que ustedes comen, las verduras de hoja, los tomates y los morrones, también las frutillas. Escuchen bien los xenófobos por favor. Él vino hace 10 años de Bolivia, tiene a toda su familia acá. Trabajan todo el día, toda la semana. Pero además, Pablo está en primer año de Agronomía de la Universidad de La Plata. Para los que fruncen la nariz con los compatriotas de la Patria Grande. Él es de Melchor Romero. Graciela es de la cooperativa La Primavera, ella cultiva 2 hectáreas, pero hoy con lo que les está pasando y la tormenta de febrero está subsistiendo con la AUH porque ni trabajando toda la semana puede hacer frente a lo que está pasando. Pablo trabaja en medianía una hectárea con su hermano Abel y el 50% se lo lleva el dueño de la tierra, pero acá lo tenemos, parado, orgulloso, estudiando él y Graciela manteniendo a sus hijos.

Hay otras historias que son también historias de vida. Fabián y Claudia. Fabián es remisero, trabaja de 8 a 19, Claudia hace feria virtual de ropa por Facebook, pero ahora a la mamá y al papá les suspendieron los remedios en el PAMI así que tienen que estirar la exigua economía familiar para ayudar a los viejos. Acá me apunta Fabián también que sacaron todos los remedios del hospital de Solano en Quilmes, 400 chicos por día y no hay Ibuprofeno, Paracetamol, no hay nada.

Esto es lo que yo digo que es desorganizar y arruinarle la vida a la gente, de estas cosas tenemos que hablar en Unidad Ciudadana, el resto no importa. Tenemos que volver a ordenar la vida de los argentinos. Esta es la realidad. Podrás tener coaching, te podrán guionar los discursos, podrás poner carita de buena… A mí no me salieron nunca las caritas de buena, pero ésta es la realidad que tenemos que encarar, compatriotas, y modificar. Yo nunca guioné mi vida, nunca guioné mis pensamientos, mis ideas.

Sabrina, mamá de Agustín, que es electrodependiente. No llores que ya lo solucionamos porque con la facturación de electrodependientes que aprobamos en el Parlamento van a tener que hacerse cargo de las familias como la de Sabrina y su hijo de 14 años.

Ellos son Luis y Antonela, ¿vieron qué linda pareja? Tres nenes. Antonela no es teñida, es albina, me encanta, mirá el pelo que tiene, soñado. Pero las personas con albinismo tienen muchas veces problemas de vista. Ella tiene una pensión por discapacidad, Luis es no vidente y también tiene una pensión. Pero la notificaron a Antonela que como su esposo tiene una pensión de $4.000 a ella que cobraba $3.800 no le corresponde nada.

No vinimos acá a silbar ni a gritar, vinimos a ayudar y a construir, que para destruir ya están ellos. Nosotros a ayudar, construir, organizar y movilizar a la sociedad.

Yo quería que ustedes entendieran qué es esto de Unidad Ciudadana, ¿saben por qué? Porque cuando uno ha participado en partidos políticos toda la vida, por la propia endogamia de los partidos terminan los dirigentes creyéndose más importantes ellos que la sociedad. Y yo quiero volver a ser parte de un movimiento político donde lo importante es el pueblo, donde lo importante son los que sufren, los que necesitan, los comerciantes que tienen que levantar la persiana todos los días, los empresarios que tienen que dar trabajo y poder pagar salarios.

Esta es la Argentina que queremos, esto es Unidad Ciudadana, para que lo entiendan todos y todas. Gracias y mucha fuerza. No hay que bajar los brazos, no hay que ponerse tristes, no hay que llorar; al contrario, esto debe darnos la fuerza a todos y a todas para saber que tenemos que construir algo mejor de lo que tuvimos hasta ahora.

Volver